viernes, 12 de febrero de 2010

Carabineros chilenos desmantelan banda de narcotraficantes


Mario Liberona Miranda (36) y un ciudadano boliviano, cuya identidad se mantiene en reserva, lograron conformar una verdadera "oficina" de operaciones para el narcotráfico desde sus celdas en la ex Penitenciaría. Y uno de sus grandes golpes, que ayer frustró el OS-7 de Carabineros, iba a ser el traslado a Santiago de un embarque de más de 600 mil dosis de pasta base de cocaína -correspondientes a 63,9 kilos de la droga- que compraron a un proveedor boliviano.

Para tal efecto, Liberona contrató a un sujeto de confianza y le ordenó que fuera al extremo norte del país, recogiera la droga y la trajera a la capital para entregársela a su lugarteniente, Nilson Torres, uno de los actuales capos de La Legua. Y así pasó. Negocio redondo.

Sin embargo, Torres cayó en una trampa que permitió su detención, además de sacar de circulación la droga que iba a ser comercializada en unos 168 puntos de microtráfico del sector sur de Santiago.

Resultó que el "hombre de confianza" reclutado por Liberona era, en realidad, un agente encubierto del OS-7, quien, junto a un equipo de expertos policiales, compró la droga luego que la red narco incluso le pasara el dinero para que lo hiciera.

Fue así como el policía y sus apoyos cerraron trato el lunes pasado, consiguieron la pasta base y la trajeron a Santiago mediante un discreto pero amplio operativo de seguridad ante el riesgo de una quitada de droga. Finalmente, a las 15 horas de ayer, los agentes del OS-7 llegaron hasta un supermercado de Gran Avenida, en cuyo estacionamiento se juntaron con Nilson Torres. Éste, al momento de recibir la droga, fue apresado por un equipo del Gope.

Avión antidroga

Para los servicios de vigilancia del cargamento se empleó el avión antidrogas que el Plan Vigía de Carabineros mantiene en Iquique. Con la nave y su sistema de cámaras de alta definición, se realizó un chequeo de rutas y posibles puntos críticos en el traslado de la droga comprada por los narcos.

Liberona y su banda habían sido desbaratados y puestos en prisión hace cinco años, luego de diversas diligencias de la Fiscalía Sur de Santiago.

Hasta donde se ha podido establecer, el ahora detenido Nilson Torres junto a Liberona conforman uno de los núcleos emergentes de narcotráfico desde la población La Legua. Ambos estaban bajo investigación desde hace unos diez meses, cuando se comenzaron a monitorear directamente sus acciones. Torres y otros sujetos, que son buscados por la policía uniformada, no sólo habrían cumplido el papel de recibir los envíos de droga, sino que también los procesaban. De esta forma, lograban obtener hasta cinco kilos de pasta base o cocaína a partir de uno. Luego vendían el producto a distribuidores minoristas que ofrecían dosis de medio gramo.

Allanamientos en prisión

Las celdas que Mario Liberona y su cómplice boliviano usan en la ex Penitenciaría de Santiago fueron allanadas en las últimas horas por efectivos de la Unidad de Servicios Especiales Penitenciarios. De esta forma, se recogieron desde sus lugares de reclusión diversas pruebas relacionadas con el delito de narcotráfico por el que son investigados por la policía uniformada.

Según trascendió, el OS-7 de Carabineros continuaba ayer por la noche realizando una serie de diligencias relacionadas con el caso y que tenían que ver precisamente con las evidencias logradas con los registros efectuados en la prisión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada